Hoy me quedo en casa

Pues sí, hoy me quedo en casa y no me toca trabajar.

Resulta que Ana y sus compis de trabajo han quedado para salir a comer y fiesta después de terminar el trabajo, y yo me quedo en casa.

A veces los perros guía no acompañamos a nuestros humanos, aunque esto suponga que ellos estén un poco más limitados, Ana sale de casa con bastón y después va con sus amigas, ella nota mucho más mi ausencia que yo la suya, ¡soy tan fantástica!, pero a veces es mejor así porque por ejemplo en una comida como esta, tengo que pasar 3 o 4 horas debajo de una mesa, con muchísima gente, mucho ruido, se levantan a saludarse y me dan o me pisan sin darse cuenta, y, si no es necesario, no tengo que pasar por eso.

Los perros guía estamos acostumbrados a restaurantes y todo tipo de sitios, pero en comidas tan grandes, que duran tanto y que además terminarán en algún sitio con música, pues no estamos cómodos, y tanto Ana como yo preferimos que me quede en casa por mi bien, aunque eso suponga que Ana ese día se encuentre más insegura en sus desplazamientos, y además me eche mucho de menos. En realidad, puede desplazarse con bastón por una vez.

También puedo quedarme en casa en otras ocasiones porque me ponga malita, una herida, una enfermedad, lo que sea. Tengo derecho a baja laboral, como cualquier trabajador, y ese día Ana tiene que apañarse sin mí, con su bastón, como antes de mi llegada.

Yo me quedo descansando en casa, y la madre de Ana y Jose me llevan ese día de paseo y a hacer pis hasta que Ana vuelva.

Otro día os contaré mis aventuras y maldades cuando Ana no está en casa, pero que no se entere!

4 respuesta a “Hoy me quedo en casa”

  1. Y Ana tambien nos contará sus juerguecitas cuando se va con sus compis y ¡en fin! ya sabes como son los humanos con los vasos…y lo bailongos que se ponen…

    1. También nos contará sí. Ya sabemos que Ana con los vasos poca historia, casi siempre bebe agua. Pero igual le diremos que nos cuente

  2. Hola Muriel! Hoy me tumbé junto a la tablet del papá de la casa donde vivo y me encontré contigo. Tengo que decir que no me gustan mucho otros animales, pero tú cara me llamó la atención! Y te leí…..
    Antes que nada, me presento, me llamo Chií (ya se que es un nombre extraño), y soy una gata. Vivo en casa de un amigo de tu humana, y al igual que tú, soy un animal de compañía. Aunque por lo que he leído, me da que tú además, ¡haces más cosas!
    Siempre hablas de tu trabajo, aunque no se muy bien que es eso. Aquí oigo hablar mucho de ello; que si llego tarde, que si tengo mucho, que a ver cuando se acaba tanto, y que no falte nunca. Para mí, que debe ser tan importante como mi comida, sobre todo en la parte de que no me falte nunca, jiji.
    El trabajo ese, debe ser algo muy importante para ti. Y de mucha responsabilidad. Por lo que entiendo, siempre vas con la tal Ana. Y la llevas de un lado a otro. Y cuidas de ella. Y siempre estáis juntas. ¡Pues más o menos como yo! Que siempre llevo a Virginia (que así se llama mi humana) de un lado para otro (para que no me bañe), y la dejo que cuide de mi, y siempre estamos juntas, cuando a mi me interesa, eso sí.
    No sé, lo mismo tú y yo no somos tan diferentes.
    Yo también soy capaz de estar horas tumbada. Y me recogen las caquitas (de mi arenero). Y me encanta jugar con otros animales. Bueno, en realidad solo juego con mi hermanita duquesa, que es otra gatita como yo. Aunque ella es más revoltosa. Cosas de la juventud.
    Y lo de llevar arnés… ahí sí que somos diferentes. No me gusta nada. Porque se que cuando me lo ponen, me sacaran de casa y la calle me horroriza. Normalmente es para llevarme a una especie de hospital, pero solo para animales. Así que cuando me lo ponen, suelo hacerme la muerta, aunque cuando me ven despatarrada en el suelo, lo único que consigo es que se partan de risa por mi actitud. Creo que tengo que mejorar mi técnica.
    En fin… otro día te hablaré de mi vida en esta casa. ¡Ya verás que divertida! Eso sí, todo el tiempo que me queda después de dormir 18 horas diarias.
    Ahora me voy, Virginia ha salido y tengo que pasearme por delante del cacharro ese que llaman televisor y maullar un poco, para que alguien me ponga de comer, que ya es hora!
    Hasta otro ratito!!!

    1. Hola Chií
      Estoy muy contenta, me ha encantado conocerte! A mi me caen bien los gatos, en general no les presto mucha atención, pero no nos llevamos mal.
      Tengo un amigo gato que se llama canuto, en realidad cuando él está siempre es el gato el que manda. Pero nos respetamos y somos amigos
      Seguro que contigo también me llevaré muy bien, y me encanta tu actitud, yo tampoco quiero ir a ese veterinario y también me encanta comer. Sigue pidiendo comida y espero que sigamos en contacto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.