De puente en Madrid

Hola amigos y amigas, ya estoy por aquí, y quiero contaros mis vivencias del pasado puente de la Constitución.

Hemos estado en Madrid, yo nací y me crie en Madrid, ¿sabéis? Y me encanta volver.

El viaje fue en Ave, y esta vez fui bastante bien, bien de espacio, me porté tan extraordinariamente bien como siempre y no me moví durante todo el viaje.

Al llegar empezamos a encontrarnos con gente, volví a ver a mi amigo Ramón, que recordaba yo que juega conmigo, y me puse muy contenta. Luego empezamos a andar por la ciudad y llegamos al metro, ¡qué ilusión! Escuché a Ana pedirme que buscase el metro, vi la boca y recordé que eso lo hacía yo muy bien, ¡qué alegría! ¡verás que bien lo hago Ana! Muevo el rabo súper rápido, es como redescubrir mi trabajo, hago algo que ya sé hacer pero que hace mucho tiempo que no hacía y por tanto me resulta nuevo y atractivo. En Sevilla hay metro, pero la boca no es igual, y los tornos tampoco, así que me encantó trabajar por allí.

Pasamos dos días allí, muy bien, por las mañanas paseaba con Ana por los alrededores del lugar donde dormíamos, y una mañana me encontré con otro perro guía, pero no iba trabajando, iba con un señor de la familia pero que no era la humana con la que el perro trabaja, así que genial, nos saludamos felizmente.

El sábado por la mañana, paseamos a primera hora como siempre, hubo el desayuno como siempre, pero de pronto Ana abrió la puerta de la casa y me dijo, ¡“mira quien viene Muriel!” me asomé y me encontré con Rafa y con Pilar, ¡pero qué alegría tan infinita! ¡qué saltos daba yo!

Rafa y Pilar son mi primera familia, la familia con la que viví el primer año de mi vida y con los que aprendí a ser sociable, a no tener miedos, a subir a transportes y entrar en sitios públicos sin asustarme y con un buen comportamiento, y por supuesto, una familia con la que lo pasé genial, que me quisieron muchísimo y yo muchísimo a ellos, viví con ellos desde la octava semana de mi vida hasta que cumplí un año. Tienen un hijo llamado Daniel al que yo también adoraba, y él a mí, cuando yo era pequeña Daniel y sus amigos se sentaban en el suelo del salón a jugar a la consola, y yo también con ellos, en el centro de todos, todos me querían.

Daniel no vino este día, pero me encontré con Pilar y Rafa que fue para mí una gran sorpresa, una alegría infinita! Me trajeron un juguete, y fuimos a pasear por un parque, ¡a cada rato los miraba y solo con que me devolviesen la mirada ya no podía contener mi alegría y mi rabo loco que se movía sin parar!

Rafa y Pilar con Muriel

Fue un día muy feliz, soy súper feliz siempre cuando me reencuentro con ellos. Casi todos los años nos vemos mínimo una vez, pero siempre es sorpresa para mí, y siempre me pongo súper súper contenta.

Un día hablaremos de las familias educadoras, de la labor que hacen y de lo mucho que hay que agradecerles, y lo mucho que los queremos. De momento
Contaros que un rato con ellos me hizo muy feliz.

5 respuesta a “De puente en Madrid”

  1. Sí Muriel es bonito reencontrarse con los orígenes y ver a esa generosa familia que te vió crecer y luego de tejó ir para que auudases a otros.
    Lo cierto es que me hace sentir admiración y al mismo tiempo me hace sentir mal… yo no podría ser tan generoso, si una cosita como tú, Múriel, entrase en mi vida, sería incapaz de dejarla ir.
    Ya ves Múriel, como humano que soy, no soy perfecto aunque Lunita siempre me dice que sí, que soy el mejor humano del mundo, pero ya sabes vosotras me veis con ojos de perro, igualito que hace Ana, que nos ve con ojos de perro, con los ojos del corazón.
    Un beso Múriel y otro para tu humana.

    1. Así es la cosa, Ana piensa igual que tampoco sería capaz de dejarme ir con nadie. Por eso agradece tanto a la familia, y a todas las familias que tienen en su casa a un perro durante un año para luego dejarlo ir

  2. Hola Nuriel me encantan tus relatos y mira yo conozco a pilar y me alegra saber que los hayas visto, ellos igual sobre todo pilar es qcon quien hablo tiene buenos recuerdos de ti y de ana.

    1. Hola Susana
      Pues mira, casualmente estuvimos hablando de ti.
      Un besito, y que bien que leas
      mis historias perrunas

  3. Sois estupendas Muriel y Ana, y Pilar y Rafa y Dani también. Que way que podáis encontraros de vez en cuando y disfrutar de la buena compañía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.